New Age

Pues si. Ya no hay disculpas. Estamos en una nueva era. La del juego largo y contínuo, la vuelta a los grandes espacios, al contrapié, al cambio de ritmo, a eludir al contrario, a buscar la verdad eterna del rugby, el dos contra uno. A dominar la técnica del juego de pié o pierna. En ataque, en defensa, con la cadencia de movimientos necesaria para chutar largo o corte, a una velocidad o a otra, con tempo de llegada del compañero, para romper defensas presionantes, para oxigenar a la delantera, por exigencias de la presión contraria, o por pura táctica que aproveche nuestras ventajas en altura o velocidad. Todo esto y algunas técnicas y actitudes más son las que determinan el rugby de continuidad, el rugby del presente indispensable para el futuro. Porque, ya, aunque no fuese por otro motivo, es porque el dinero que nos hace falta para intentar igualarnos a los niveles y calidades de la tercera división europea sólo lo vamos a conseguir cuando tengamos algo que vender. Espectáculo.

Lo hemos dicho muchas veces y desde hace algunos años, y el tiempo, una vez más, nos da la razón. Sin espectadores no hay espectáculo. Puede parecer una "perogrullada", puede haber juego y no haber espectáculo. Y nos explicamos: ¿Cuántos de los espectadores que asistieron al último "derby" gipuzkoano en Landare Toki conocían el Reglamento? Vamos a ir un poco más lejos. ¿Cuántos de los espectadores entendían de rugby? Nos permitimos decir que del Reglamento, unos cien.  De los segundos, los del Reglamento y cien más por ser generosos. Pues esta aparente contradicción se resuelve jugando abierto, enseñando el balón, con un juego de continuidad que el espectador admire, pues a veces desde la grada parece que a ese ritmo podemos jugar también los espectadores, y el interés se reduce a como se empuja en la melée y qué "leches" se meten. Ese es el mérito que le dan muchos, y porque lo comparan con el fútbol, que están todo el partido quejándose.

En el "derby" mencionado (estupenda entrada), el poquito juego que se vio,  lo puso Ordizia. Mención aparte la jugada de Igor Genua (el jugador gipuzkoano más en forma, con el permiso de Ignacio Martín), que terminó en ensayo para el Hernani,  una escapada velocísima, con un toque de pie inteligente y ensayo de un compañero. Pues Ordizia, con mejor equipo perdió el partido y además, con justicia. Porque una cosa es tener jugadores y otra saber jugar. Porque en el rugby intervienen muchos factores además del físico-táctico, como la psicología y el intelecto, la estabilidad emocional ...¿Tanto? Bueno, ahí está el resultado, y van .... unos cuantos. ¿No se les ha ocurrido pensar a los entrenadores del Ordizia la incidencia que sus decisiones tienen en esos resultados? Yo he visto casi todos los "derbys", y creo que todos los podía haber ganado Ordizia. Todavía me acuerdo el último que ganó en Landare. Trabajo de delantera en el primer tiempo, y ritmo en campo abierto en el segundo. Podíamos extendernos más sobre este ilustrativo partido sobre lo que hay que hacer, y lo que no hay que hacer. Lo de la banda es de traca, pero doctores tiene la Directiva ....

Ponía este partido porque es el que más vivimos los gipuzkoanos y por tanto, más cerca nos coge para el tema que tratamos. La (in)asistencia a los partidos. Hagamos un juego comprensible que se preste a la admiración. En el juego abierto cabe la imaginación, el diseño, la fantasía, el "scope" de técnicas de transmisión, el placaje en velocidad, el "crochet", el "coup de reins", el "up and under", todo ello sin despreciar el encanto de una melée a cinco metros de marca, de un "maul" dentro de la veintidós y de lo bien que se queda un delantero cuando percute basculando de cadera ..... Vamos, que nos encanta el juego de delanteras, pero con creatividad en ataque y abnegación, fuerza, contundencia y constancia en las defensas. Que quede claro. Pero en este momento, si alguien tiene dudas de por dónde va el rugby, que compare las puntuaciones de esta temporada con las de la pasada en las grandes ligas y torneos. Los cuarenta puntitos caen con frecuencia ganando, pero es que los que pierden te meten veinte puntos mínimo, y eso no se hace con tiros a palos por golpes de castigo como se ha estado haciendo muchos años. Más juego abierto y menos cerrado. Más "off load" y menos "ruck". A ver si es verdad.

Tonga - U.S.A.

El próximo día 19/ll/l6 a las 17,-h. en el Estadio de Anoeta (Donostia-San Sebastián), jugarán las dos selecciones de rugby oficiales que figuran en el título. No sabemos si es debido a nuestra típica improvisación dejándolo todo hasta última hora, o porque no nos damos cuenta de la importancia del momento y del evento, pero tenemos la sensación de que no le estamos concediendo gran importancia, y me refiero a los pocos incondicionales del rugby por estas latitudes, porque al resto de espectadores deportivos en general, se les convoca por los medios de comunicación tradicionales, que no por las redes sociales. La organización que se responsabiliza de este partido, y me estoy refiriendo exclusivamente a su coste económico, merece un total apoyo que le permita animarse a sucesivos y más importantes compromisos.  Y llegado a este punto, pedimos una atención especial a los auténticos aficionados al rugby, a hacer proselitismo ante nuestras amistades para inducirles, con los argumentos (legales) que en cada caso se nos ocurran, para que vayan a Anoeta el próximo día 19. Y para tener más posibilidades de éxito, hacerlo con tiempo, para que no nos contesten "es que me he comprometido ..." Nada, a Anoeta, que un acontecimiento deportivo -y recalco- como este, será difícil que veamos a corto y medio plazo. Y enlazo con su importancia, prescindiendo incluso con el deporte que se practica, pues yo, por poner un ejemplo, he visto hasta tres veces a los Harlem Globetrotters (de Basket), cuando aquí los pocos partidos que se jugaban terminaban en 27-2l, 28-15, etc., o sea, como algunos de nuestros partidos de rugby cuando el resultado final son múltiplos de tres por ambas partes. Pues Tonga por ejemplo, tienes a verdaderas masas de músculo de 120 a 140 kgs. de peso corriendo como velocistas en otros deportes, y además haciendo malabarismos con el balón, cosa que resulta un espectáculo para cualquier persona entendida en deporte, y hasta nos permitimos excluir al rugby de la lista para presentarlo como puro espectáculo. Y el que conoce algo de la idiosincrasia "yanki" en el deporte, sabe que debajo de la camiseta oficia U.S.A. va el prestigio de su nación, y aquí no se distingue el rugby, del futbol americano o del soccer (fútbol tal como lo conocemos nosotros). Como si juegan a la petanca. No juega el deporte, juega el país. Y para nacionalistas, ellos. Por tanto, y teniendo en cuenta las pruebas físicas que pasan sus jugadores de rugby, espectáculo seguro. No sabemos cuánto han mejorado (no estaban entre los quince primeros del mundo), pero teniendo en cuenta los ingentes medios económicos con que cuentan (desgravaciones fiscales, mecenazgo, merchandising, publicidad, etc.etc.), y las infraestructuras deportivas tangibles e intangibles, si quieren, pueden. Y parece que al igual que con el soccer, que ya llena estadios de treinta mil espectadores, el rugby ha despegado entre la sociedad norteamericana, más abierta e informada ahora con respecto al resto del mundo -antes no existía más allá de México- a través de las redes sociales y autopistas de la información o bancos de datos.

Y reclamamos todo este apoyo y colaboración comprando cuanto antes las entradas, pues la organización que se ha responsabilizado del evento arriesga económicamente y va poniendo a la venta las localidades de zonas del campo ha medida que va llenando las zonas iniciales, porque no da buena imagen ver espacios vacíos alternos. Es mejor ver una tribuna totalmente vacía, que cuatro medio llenas. Y nos ponemos abiertamente del lado organizador, declarando que de sus componentes no conocemos más que a Aitor Arístegi y porque le vimos en una foto que se publicó. Este escrito tiene un segundo objetivo: Por varios conductos diferentes nos llega la pre-información de que este Tonga-USA es un ensayo para testar a Donosti, Gipuzkoa y Euskadi (no voy más allá ni más acá), porque está en juego un  ¡ Francia-Nueva Zelanda! para la reinauguración del remodelado Estadio de Anoeta que parece que se inicia si no hay más dilación, a finales de la presente temporada de fútbol, cuando Anoeta llegará al número de localidades exigidas para que los All Blacks jueguen un partido. Y ese sí, puede poner a nuestro rugby, a nuestra ciudad, a nuestra provincia, a nuestra industria, a Euskadi, más universalizado, porque el binomio Rugby-All Blacks es hoy día, el vehículo de propaganda socioeconómico-político-deportivo más potente, penetrante y eficaz del mundo. Desprende grandeza, generosidad, eficacia, cohesión social, inteligencia asociada, innovación, imaginación, constancia, fuerza, orgullo de pertenencia, humildad, prestigio social ... Es lo mismo que se quiera difundir nuestra ansia de independencia, que la calidad y seriedad de nuestra industria (automoción, ferrocarril, máquina herramienta ... o que podríamos ser el país más parecido a Nueva Zelanda pero que tenemos enemigos naturales más cercanos que ellos, en su dulce aislamiento (y nostalgia de lo que consideran su metropolis, salvo los Maoríes) y con el Primo de Zumosol (Australia), protegiéndoles de la cuadrilla asiática del oeste. Vamos, que también a nosotros nos puede la nostalgia del Paraíso.
Si después de esta loa a Nueva Zelanda no os hemos conmovido, es que somos muy poquita cosa. Pero la Organización del partido del día 19 merece más que nosotros. Colaboración y asistencia, vosotros, vuestros amigos, familiares, y esos ex-jugadores despistados que no aparecen por los campos en cuanto se retiran, cuando se pasan la vida contando batallitas de cuando jugaban. Y si no hubiese sido por el Tercer Tiempo, muchos no habrían tocado un balón. Contamos con todos.


Tenemos que decirlo

Nos desagrada el asunto que tratamos hoy, pero sentimos la imperiosidad de hacerlo, por el bien del rugby, y del respeto a todos nuestros compañeros de vida en el planeta. El Humanismo como bandera, y así se entiende a la primera.

Como primer ejemplo, el comportamiento de la Sociedad Civil Neozelandesa, que con sus reacciones y comportamiento nos presenta las pautas a seguir a todos los que por estos y otros lares minimizamos, cuando no disculpamos, comportamientos como los que describimos a continuación.

Octubre del 20l5. Wellington (Nueva Zelanda). Un equipo, Wellington Lions. Un club, Wellington Rugby. Un Juez, el Presidente de la NZRU (New Zealand Rugby Union), el Jefe del Estado de Nueva Zelanda, el Herald of New Zealand, las Redes Sociales y la reacciòn de la sociadad civil.
Como protagonista principal, Filipo, jugador del Wellington Lions, DIECISIETE AÑOS el "angelito". Los hechos: Agresión del jugador a CUATRO personas en el centro urbano de Wellington. Dos hombres y dos mujeres. Uno de los hombres, ocho meses de baja absoluta como


 consecuencia de los golpes, y una de las mujeres, modelo de profesión, obligada a hacerse una operación de estética para reducir el destrozo causado por la agresión.
El Juez, que entiende el delito como incurso en reclusión de dieciocho meses de cárcel, absuelve sin embargo al inculpado, "porque no quiere obstaculizar su carrera como jugador de rugby" y "porque las leyes no están para fastidiar a la gente". Ante la presión mediática y popular, interviene el Jefe de Gobierno, con la semántica expresión que "condena la violencia venga de dónde venga". Como El Pueblo considera insuficientes las actitudes y manifestaciones expresadas, acude al Presidente de la Federación, que contesta: "El agresor se va a regenerar mejor bajo el manto del rugby y sus valores, que en la cárcel". Insuficiente. La presión se traslada al Club que lo mantiene, el Wellington Rugby, quien opta por rescindir el contrato con el agresor.

Uno de los focos de mayor presión, han sido las asociaciones feministas, acompañadas por Facebook, la Prensa (igualito que aquí), y la opinión pública, por cierto, muy preparada para ejercer la libertad propia y ajena contra los poderes fácticos, para que el poder que les han conferido, lo apliquen a favor del pueblo, no de élites determinadas. Igualito que aquí.

Y vamos a lo que más nos interesa. Hace unos días ha habido un incidente de agresión sexual o indecente de unos jugadores de rugby franceses, y unas mujeres en Durango (Bizkaia). La reacción del club de Durango, ejemplar defendiendo a las mujeres ¿presuntamente? ofendidas. Nadie se inventa una agresión como la que describieron las perjudicadas ¿presuntas? ¡por favor ...!
Pues los interfectos, consultados por su club, han negado los hechos, y santas pascuas. Y yo me pregunto: La Federación Vasca ¿no tiene nada que decir al respecto? ¿No hay un convenio pomposamente publicitado "E.E.E." con Cote Basque para pedir que este organismo deportivo intervenga ante el club que arropa a los interfectos? ¿Tiene la EFKB un protocolo para reaccionar a casos como estos? ¿Hay posibilidad de sancionar desde  la jerarquía federativa como lo ha hecho Durango Rugby Taldea declarando "equipo no grato" (que mucho más no puede hacer?

El incidente de Durango no tiene la virulencia del de Nueva Zelanda (hay bastantes más), pero como sigamos mirando para otro lado para no incomodar al poderoso vecino, al final pareceremos la Cuba de Batista, una colonia para la expansión de los "nenes", que bastante de colonizadores ya tienen. O lo cortamos al principio poniendo TODOS los medios, o lo lamentaremos. Y luego que me hablen de los valores del rugby. ¡Qué diferencia de reacción (feministas incluidas) entre la sociedad civil neozelandesa, y la nuestra, que encima es de las mejores del Estado en defensa de la mujer. Pero todavía tenemos mucho que aprender, aunque sea copiando. Estamos a tiempo, a mojarse.

¿Pourquoi pas?

¿Por qué no? Es la pregunta que ¡por fin! se hacen los aficionados, técnicos directivos y periodistas especializados en Francia. Cada cual por diferentes motivos, pero todos con el mismo objetivo: Jugar al rugby neozelandés. Es que no tienen otro remedio si quieren llenar los campos y mantener sus presupuestos económicos. Sin más. Aunque no quieran reconocer que ellos jugaban mejor que los neozelandeses del "rugby champagne" de los ochenta para atrás, siendo el Stade Touloussain el último vestigio (Elissalde, Poitrenaud, etc.), y que abandonaron su extraordinaria técnica y su filosofía de juego, por el resultadismo y la vulgaridad del contacto tonto y "la posesión" para no jugar y tirarse al suelo después de conseguir veinte centímetros de terreno a cambio de un esfuerzo físico colectivo brutal. Eso sí, tenían "la posesión", cuando no la perdían con un golpe de castigo en contra por infringir el reglamento. Tenemos el caso obsceno del Biarritz Olympique (B.O.), que jugaba a que el contrario cometiese faltas personales, para que su medio melèe metiese los tres puntitos en el tiro a palos. Y el equipo desmovilizado. Y vuelta a empezar. A jugar en su campo practicando rugby-tenis, y "posesión" al suelo aunque el contrario no haya tocado al atacante. Personal del contrario en el paquete (nunca mejor dicho), y otros tres puntitos al bote para mayor gloria de su medio de melée. Los demás jugadores, de comparsas. Y M. Martín y Mr. Blanco en la dirección del club viéndolas venir. Si repasan los resultados del B.O. en las dos temporadas anteriores al descenso de categoría y de ingresos económicos (asistencia y publicitarios), todos los tanteos múltiplos de tres, ya vemos el resultado. Mr. Blanco "se trasladó" a París (en Rugby Times lo anunciamos dos años antes), y del presi en cuanto pintaron bastos, au revoire.

He puesto al B.O. como ejemplo de un equipo que siempre he tenido muy cerca, y he visitado Aguilera todas las veces que he podido, y han sido unas cuantas, y nos da pena dónde ha caído, porque la hipoteca económica que tiene contraída (anticipos de fondos públicos de los próximos años, etc. etc.), le van a impedir volver a la Primera División Francesa sea cual sea su denominación. B.O. se ha quedado ahí por generaciones, y por méritos de sus dirigentes. Pero si nosotros no podemos descender tanto en nuestro rugby, copiar estos comportamientos nos puede llevar a la desaparición, o como mucho, a un pseudo rugby testimonial de entretenimiento y cachondeo peligroso. Y naturalmente, hablamos de jugar al rugby abierto y cerrado, que ambas formas son recomendables y estimulantes para el jugador. Pero al rugby cerrado o abierto -reducidos o amplios espacios-, según interese tácticamente en función, primero, de las características de nuestros jugadores, y a continuación, de las del equipo contrario, debe ser solidario, lúdico y divertido. Tiene más encantos y también ventajas, como es la alegría de haber jugado bien -ganar o perder son conceptos- y que el ejercicio resulte saludable y tonificante.

Hace unos meses escribimos en Rugby Times sobre Charles Ollivon, un chavalote de St. Pée que fichó por Aviron Bayonnaise (A.B.) pero que lo que más le gustaba era jugar a pelota en los frontones de Iparralde,  simpatizante de la Real Sociedad, chaval equilibrado, buen estudiante, sensato, atlético y que fichó por Toulon, el de las rutilantes estrellas como Wilkinson, Hayman, Botha, Ali Williams, D.Armitage, Juan Smith, etc., y lo primero que se oyó y leyó, es que se lo traspasaban a Paris o Toulouse, pero por una millonada. Ollivon siguió chupando banquillo, y cuando han salido todas esas figuras y ha entrado Dominguez en el banquillo de Toulon, ha empezado a encajar en el estilo de juego dinámico, buscando los grandes espacios donde la condición atlética es indispensable para un delantero, y ahí lo tenemos marcando ensayos en el Top-14 entre los centros, donde un balón interior coge a los contrarios a contrapié. Pero hay que llegar. ¿Y cómo se llega? Como dice él. Mucho entrenamiento dinámico -balón, espacios, tonificación- y poco estático -pesas a lo bestia-, porque como todos sabemos y él también, para llegar a los grandes espacios hace falta agilidad, y las pesas lentifican. No soy enemigo de las pesas, pero entre los presuntos entrenadores de por aquí -vamos a dejar a los de fuera-, se abusa y además no se vigilan los pesos, y trabajan con la misma pesa un jugador de 80 kgs. y 1,80, tres cuartos, que uno de 1,70 y 95 kgs que juega en la primera línea. Y de los demás ejercicios, para qué contarlo. En Nueva Zelanda, que de esto saben algo, han recomendado a varios All Black, como Nonu o Collins (g.b.) a rebajar su masa muscular para seguir en el equipo. Y no perdieron potencia en el contacto, porque llegaban con más velocidad. Hace ya unos cuantos años para jugar era indispensable - como en el fútbol americano - el informe del preparador físico después de realizar los circuitos "fitness". Se han dado cuenta que para jugar al Rugby Total prima la técnica y el apoyo constante al portador del balón, cambiando constantemente de portador, para romper las tácticas de defensa del contrario. Y así les va. Nunca tienen las delanteras de más peso, pero siempre las más dinámicas. Es un espectáculo ver a Dani Coles, el talonador All Black, marcando ensayos o dando asistencias en las alas. Y está en las jugadas estáticas, pero se mueve constantemente hacia donde intuye que va a ir el balón -oído al parche jugadores gipuzkoanos- que en el rugby el que es inteligente, listo y espabilado, tiene mucha ventaja sobre el que va de fuertemari. Y tenemos a Retallick o Whitelock, la segunda línea habitual, perforando en la 22 contraria o placando en la propia con unas estadísticas impresionantes. Y me dirán que esos son de los mejores jugadores del mundo en sus puestos. Joder, pues de estos hay que copiar, que si encima copiamos mal, al menos que sea de los buenos, que igual se queda algo.
Para resumir: Forma de juego abierto y dinámico. No tenemos físico para percutir, ni tan siquiera para saltar en touche. Entrenamientos con más carrera, balón, ocupación de todo el campo, despliegue táctico y ataque a los espacios, técnica de los hombros hasta las uñas de los dedos diseccionando el movimiento para realizar el manejo de balón como convenga en cada momento. Técnica de transmisión y recepción. Táctica de defensa, placaje, apoyos, pero sobre todo, atención personalizada para saber que es lo que tenemos que enseñar o potenciar los valores que el jugador ya tiene. Que no vale el café para todos. Y no nos digan que no se puede hacer. Eso es menospreciar la capacidad de nuestros jugadores. No digo que todos sirvan para jugar al rugby, pero sí un 90%. Hace falta saber motivar y enseñar. Y eso es cosa de entrenadores.

Nuestros clubs de rugby (IV)

Una vez analizada la situación de los clubs gipuzkoanos integrantes de las divisiones Honor "A" y "B", tratamos de hacer lo mismo con el resto de nuestros clubs, At. Sn.Sn., Arrasate, Irún y Beltzak.
Además de lo que venimos viendo "en directo", y de lo que trasciende en el "boca-oido" (con reservas), hemos intentado informarnos por las comunicaciones internas de los clubs (webs), y no hemos sacado apenas nada en limpio actual, con la excepción de Irún. Por tanto, vamos a dejarnos llevar por nuestra experiencia directa, con el margen de equivocación que podamos tener, no sin antes recomendar a los citados clubs, que lo que no trasciende, no existe. O al menos así funciona. A veces, clubs que hacen una función social extraordinaria a través del rugby, estan invisibilizados ante las instituciones públicas (ayudas y subvenciones), como ante las privadas (publicidad pagada), por lo cual se puede deducir que, lo mismo que hay un vice o un secre, debe haber en el grupo directivo un informático con vocación de periodista deportivo y dotes de publicista (y que no cobre por ello), así como un RR.PP.
Naturalmente sabemos porque hemos pasado por ahí, las dificultades que todos nuestros equipos tienen para encontrar personas dispuestas a dedicar su tiempo de forma anónima y altruista, y de las penurias económicas que pasan cada temporada en la que se dejan la mitad de proyectos sin realizar por falta de dinero, y a veces de personas. Pero no podemos admitir la rutina. Debemos animar a todos los esforzados directivos y ex jugadores, familiares de jugadores, etc., a dar un golpe de calidad, imaginación y esfuerzo, por nuestros queridos (y necesitados) clubs de rugby. Y para completar el cuadro de ayudas, necesitamos hacer llegar a través de nuestras comunicaciones informáticas o por medio de los MCS a nuestras autoridades políticas que "manejan" los dineros públicos para el deporte, que consideramos una injusticia las ingentes cantidades de dinero que dan al deporte profesional en detrimento del deporte social. Y no nos vengan con el cuento de "los retornos", los ivas y demás argumentos que cuantifican sin ningún rigor ni comprobación. También las empresas facturan, tributan y dan empleo (estos datos si estan bien controlados), y por ello no se les subvenciona, aunque conocemos las excepciones al respecto para lo cual hay que acreditar lo que a los clubs profesionales no se les exige.
Y a las autoridades sanitarias, léase Osakidetza, a ver si se da cuenta que sin los clubs deportivos tendrían que habilitar planes contra la obesidad infantil, el aislamiento y un muchos problemas asociados al sedentarismo y la falta de sociabilidad que combatimos entre otros, los clubs de rugby. ¿Que pueden hacer ustedes por los clubs de rugby? Fácil y sencillo. Reconocimientos médicos gratuitos a todos los jugadores de rugby con ficha. A principio de temporada, a media temporada y al final. Tendrían ustedes ingentes datos para confeccionar los cuadros de seguimiento del desarrollo infantil, adolescente y juvenil, que en este momento desconocen, aunque se gastan un pastón en sistemas lentos y poco eficaces, en campañas de prevención discutibles por sus resultados, y por el personal necesario para realizarlas. Con esos medios y personas, reconocimientos periódicos gratis para todos los jugadores de rugby, y de paso, para todos los deportistas sociales o aficionados. Con esos datos, al Science, y de ahí, al Nobel de Medicina.

Viene todo este atípico párrafo como insistencia para que nuestros clubs divulguen al máximo los datos de sus actividades ante los agentes que hemos mencionado, que no vendemos droga, que vendemos salud y bienestar y somos clubs de Interés Social, aunque no nos lo reconozcan.Y
con la excepción del At. Sn.Sn., todos los clubs viven de alquilados. Y paradójicamente es el club donostiarra el de peor ejecutoria. Cada temporada presenta peor balance. La web es de pena, y si preguntas a algún miembro colaborador , silencio y desconocimiento, aunque falten dos semanas para empezar la temporada.  Cada Setiembre preguntamos si va a haber equipo senior. Ya perdió el segundo equipo masculino. Perdió el equipo femenino. Dejó (como otros) el equipo juvenil. Se volcó con el U-18 (cadete) con alarmante descenso de nivel. Desmanteló la Eskola ahuyentando a los educadores que llevaban años con la total complacencia de los aitas y amatxos. Y sigue siendo el equipo de rugby con más posibilidades de desarrollo de Gipuzkoa, pero ha caído en unas manos .... Y así diez o quince años .... ¡Qué pena!

Arrasate, la otra cara de la moneda. Lo tiene todo en contra, salvo las personas, que siempre encuentra las adecuadas para seguir a flote. Parece Hamlet, Gipúzkoa o Bizkaia, to be or not to be, that is the ... Están más cerca de Bizkaia, y en el área industrial nunca han tenido dudas, otra cosa es el área institucional y deportiva. En rugby tienen los viajes más largos (y más caros), la orografía es adversa (como la de Eibar), desde Iturripe, Garagartza ... ahí andan. Pero nos  da la sensación de que en los dos próximos años Arrasate va a ser el próximo polo de desarrollo del rugby gipuzkoano. Lo peor lo han pasado con nota, y en estos momentos pueden dar un salto de calidad y unirse a Éibar en una franquicia de Sede y Subsede alternativa en las distintas categorías armando un grupo sin límites de objetivos. Si lo han hecho en Gales, por ejemplo, porqué no se puede hacer en Soraluze, Bergara, Oñati, Arrasate, Aretxabaleta, Eskoriatza, Elgoibar, Éibar .....  Por lo menos el análisis y la reflexión son gratuitos y dan currelo a la imaginación, que también es deporte. Pero a que hay ideas sobre el tema ... Porque quizá estamos iniciando el futuro del rugby gipuzkoano: comarcalización, hinterland, sedes, subsedes, eskolas en  todas partes con el sello local y la ayuda de la franquicia y de la D.F..

R.C. Irún, o Txingudy Rugby Club Irún-Hondarribia, sin darnos cuenta, ahí tenemos un embrión de lo que sugeríamos para el Deba. El Irún, con el mejor criterio, ha conseguido integrarse con los dos ayuntamientos, y eso no puede reportar más que ventajas. De momento, parece que esta vez va en serio, el Campo de Rugby de Zubieta en terrenos de la bahía de Txingudy donde se proyecta en avanzado estado, un complejo deportivo donde al club de rugby le va a resultar más cómodo convocar la Eskola y las categorías "U" que en la ubicación actual. Además en el nuevo complejo podrá funcionar el transporte público para los practicantes y espectadores, lo que resultará otra comodidad para los entrenamientos. De momento, han empezado el pasado 3/8/l6 los entrenamientos senior con los entrenadores Lekuona y Tizon bajo el mando como Lehendakari del incombustible (e indispensable) Iñaki Alberdi, al que algún día habrá que hacerle una estatua en la línea de 22 ¿en el nuevo campo?,. Le hemos visto a Iñaki hacer de todo lo bueno que se puede hacer en un equipo deportivo. Jugar, entrenar, dirigir, llevar la Eskola (casi solo ...), preocuparse de estar en la federación, fichas, botiquín, etc. etc.,  y siempre aconsejar con toda su experiencia acompañada por una sonrisa. Es así. Y esta temporada vuelve a reinventarse con plantilla renovada, pero si en Bidasoaldea no encuentra físicos (indispensables), tendrá que extender sus dotes diplomáticas hacia Hendaia para asegurarse una plantilla de garantías y acceder a la categoría superior que hace muchos años roza pero no consigue lograr. Y sin ilusión, es difícil mantener la plantilla. Aquí también se necesita un golpe de mano. Animo Iñaki y cía. Las relaciones deben proporcionar resultados, muchas veces a través del Intangible, como es una llamada telefónica de un personaje de proyección pública (Santano, Alegre), a otra (Kote Ezenarro ...) y su vez al Presidente del Stade Hendayais, por ejemplo ... ¿Quién dijo miedo? ¡Venga chavales!
Lo de los Beltzak, de Lasarte Oria tiene un mérito extraordinario, ya que prácticamente trabajan en el anonimato, integrados en el Zarautz, y no aparecen prácticamente como equipos participantes, pero cuando ves que los chavales de la costa mejoran y mucho los resultados cada temporada, tenemos que tener en cuenta que una parte de ese éxito se debe a los Beltzak, que cede sus jugadores. Además, es necesario incentivar estas actitudes, pues las relaciones de ambas directivas, y hablamos de personas, se llevan de maravilla. A muchas les ha unido el rugby. Ahora son amigos. Ese es el principal objetivo del deporte, y en este caso el rugby es el "causante", con la ayuda de los Beltzak y Zarautz.


Nuestros clubs de rugby (III)

En el presente escrito vamos a analizar la trayectoria reciente anterior y el análisis en perspectiva de la próxima 16-17, de nuestros equipos integrados en la División Honor "B" estatal, Zarautz, Bera Bera y Eibar.

Zarautz ha competido al más alto nivel y se acercado al ascenso a Honor "A". Va bien. Estabilizado y en ascenso. Le falta mejorar el segundo equipo senior, indispensable para un próximo futuro si quiere consolidar la institución, pues hacerlo sólo con el primer equipo, ya intuye lo que cuesta. En Euskadi no hay jugadores para campeonar. Tienen que importarse. De España, de Nueva Zelanda o de Gales. Los poquitos que salen de aquí, o se obnubilan con "crecer" en Biarritz (?) o Baiona aunque jueguen en Maule o Donibane Garazi (que tampoco está mal), y terminan hostiados y aburridos, o van a "ver mundo" en el Seven, que como experiencia de vida nos parece apasionante, y si no van a vivir del rugby, al menos disfrutar del conocimiento de culturas y paisajes.
Y viene este parrafillo porque Zarautz está cogiendo forma hacia un incipiente neo profesionalismo con los fichajes de Phil Huxford la pasada temporada, y por lo que ha trascendido, de Corey Simpson y Joan Tudela para la que ahora comienza, todos, "ex" de Ordizia, donde han jugado muy bien durante años todos ellos, pero que cobran algo por la dedicación al rugby. Y aquí entramos en la consolidación de la institución, incluyendo a los "neo" como visitantes de ikastolas y otros medios educativos y de formación del "hinterland", entrenando a las categorías "U" del club, integrándose en el "staff" técnico en sus entrenamientos, en definitiva liderando por experiencia y conocimientos a las nuevas generaciones de jugadores de Zarautz, sin olvidar a su "socio" y club amigo de Lasarte Oria, los Beltzak. Así, serían una buena inversión. Además de su rendimiento como jugadores durante el campeonato que se inicia dentro de pocos días.

Bera Bera sigue con su lenta Travesía del Desierto obligado por una equivocada gestión durante años en lo económico, en lo social y en lo deportivo.  Están pagando demasiado caro estos errores, principalmente porque los soportan los actuales directivos y entrenadores que entonces y ahora se encontraban en las trincheras, peleando contra corriente. Por la información que me llega en el barrio, todavía quedan reminiscencias de aquellos tiempos, que obliga a algunos jugadores a abandonar el rugby por el maltrato psicológico de un integrante que nunca ha entendido nuestra idiosincrasia y ha hecho (y al parecer sigue haciendo), mucho daño a la entidad y al rugby, pues se "ocupa" de las edades inferiores, y ahí el "boca-oído" es más eficaz que el "tam-tam" en la selva.
Pero es de justicia decir que al mando del gran Gorka Bueno del que algún día alguien escribirá sobre todo lo que ha hecho por nuestro rugby desde que era juvenil y ahora que es jugador, entrenador, sponsor, y si hay que llevar el botiquín, el agua o lo que haga falta, ahí está Gorka. Y lo hace porque tiene una calidad humana y una generosidad social, que no conocemos en el rugby actual. Además de haber sido (y todavía) durante veinte años un gran jugador. Y con la colaboración de Iñigo Imaz, Xabi Etxaniz, El Presi, "Donosti" y algunos más, el club va tirando. Y es una pena que en la "clasificación" provincial el rugby de Donostia esté en cuarto lugar, cuando tradicionalmente ha sido el primero, o en los malos tiempos, el segundo, pero ahora atravesamos no malos, sino peores. Y dentro de la institución, entró hace unos años el Corteblanco Bidebieta de Balonmano Femenino, y le dije a "Donosti", "hasta ahora, Bera Bera era rugby." "A partir de ahora la gente se preguntará qué Bera Bera". Hasta entonces el club solicitaba una subvención a Diputación, y en mayor o menor cuantía se la concedía. Desde hace unos años, la respuesta: "Esta subvención está concedida, pero para el balonmano" (El Presi). Actualmente, cuando se oye "Bera Bera", todos lo asociamos al balonmano femenino del club. Quede claro que las mujeres se merecen eso y todo lo que se les pueda aportar, pues se lo han trabajado duro en este mundo de machitos en el poder, pero las cosas han resultado como yo lo predije. Como tantas otras cosas. Ole por las mujeres del Bera Bera, que también han heredado la sponsorización de la empresa de soluciones informáticas empresariales Spyro, anteriormente patrocinadora del rugby.

Si nos gustaría transmitir con estas líneas que la Sección de Rugby de Bera Bera actualice y amplíe los contenidos de su comunicación informática "web", pues está abandonada y nos tiene incomunicados a los que no estamos dentro. Y toda la suerte del mundo, que los que estáis ahora (con una dolorosa excepción), que os la merecéis. Tenéis a todo Donosti para vosotros.

Tenemos cierto reparo en escribir sobre Eibar R.T. porque llevo bastante tiempo sin ir a Unbe, aunque les veo como visitante. Anteriormente escribí que mantener un club de rugby en Eibar y en las actuales circunstancias (campo aislado, fútbol ...) tiene un mérito extraordinario, pero además de un equipo senior masculino en División Honor "B", y otro en Tercera Regional (éste con reparos), el "U"-16 (con Arrasate), y sobre todo, el equipo femenino (con Irún), ya es como para que las instituciones oficiales ayuden de todas las formas posibles al club. Nada que objetar a los resultados modestos en las diferentes clasificaciones, por las dificultades con las que trabajan, pero si un ruego: Aportar los medios técnicos, anímicos y económicos en su máxima posibilidad, entendiendo máxima como esfuerzo o mejora, para el equipo femenino. Se merece todo lo que se aporte, y seguramente, más. El deporte femenino es el futuro. Los chicos (en general), somos más vagos, de menos nivel intelectual (indudable), inconsistentes en el compromiso de grupo, faltamos a los entrenamientos por una fruslería, nos falta humildad ... Y de todo esto, a las chavalas les sobra. Son inteligentes y agradecidas, constantes en el esfuerzo y consistentes en el compromiso, intuitivas y con gran capacidad de percepción, lo que ayuda mucho en la práctica del rugby ..... Por favor, un esfuerzo para ellas.

Y en otro aspecto, sobresaliente para la política comunicativa y de marketing de Eibar R.T.. Es la web más completa, mejor distribuida, puntualmente atendida, y con un gracioso ramalazo en el diseño. Y otro aplauso para su política y catálogo de publicidad. Unos fenómenos de los que todos los clubs de Gipuzkoa tienen que aprender. Ahí estáis en la Rugby Championship (ahora Cuatro Naciones más Eibar). Y me da la impresión, que en el Tercer Tiempo, imbatibles. Zorionak. 

Nuestros clubs de rugby (II).

En Gipuzkoa, por orden jerárquico deportivo, después de ORE, figura Hernani R.E., si tenemos en cuenta únicamente el rugby senior masculino. En Liga 2ª Div. ha terminado 5º entre 16 participantes. En 3ª Div., 3ª entre 19 participantes. En el 1er. Transfronterizo Trofeo Irizar, 1º entre 8 participantes de Euskal Herría  Norte y Sur. En U-18 (Cadetes), 3º (primer gipuzkoano), entre 12 equipos. En U-16 (Infantiles), 1º entre 16 equipos. En Rugby Femenino, 2º en la Liga Vasca. 4º en Amaiur Torneoa. 2º en Euskadiko Kopa (VII) y siempre primer equipo femenino gipuzkoano.

En el area de instalaciones es el equipo que más ha innovado y mejorado, para hacer lo más cómoda y agradable posible la visita de los espectadores a Landare Toki. Se aparca bien, el ambigú siempre tiene buen ambiente, los pintxos son buenos, el acceso a las localidades ha mejorado mucho .....

Y tiene una filosofía, una identidad y un proyecto. Y consolida lo intangible aportando plusvalía cada año con seriedad y compromiso, lo que le confiere solidez y confianza a la estructura del club. Como institución, tiene estabilidad. No cambia de entrenador cada temporada, cosa muy importante, porque el entrenador es el líder. Y el Capitán, su continuidad en el campo. Por cierto, echamos de menos a los capitanes de antes, que durante el partido no se limitaban a arengar y animar a los compañeros, sino a instruir en la forma de juego modificando sobre la marcha, estudiando la situación del partido, la forma del contrario, sus puntos vulnerables, etc., una estrategia a la carta. Un traje a medida del momento. Porque el entrenador ha marcado unas pautas generales, pero luego el contrario las modifica, y ahí está el Capitán, que no tiene que ser el más veterano, sino el más inteligente, y en un puesto desde donde se vea el partido, apoyándose en un "vice" dentro del "pack", que es el que mejor sabe lo que pasa "dentro", que el juego de delantera es un mundo. Faltan capitanes que no se limiten a sortear el campo al principio del partido.

Y con esta base nos encontramos ante la 16-17 donde parece que debería pelear en División de Honor "A" por un puesto medio, que ya son varias temporadas "en el alambre", que las gestas sientan mejor si son para ganar, que para no perder. Y aunque la última temporada viene consolidando una tendencia al juego dinámico, esta que empieza ahora sugerimos que sea la definitiva consolidación de una forma de juego decididamente abierta, por varias razones. El equipo es ligero de peso, muy joven y saben jugar al rugby sin estar todo el rato en el suelo, muchas veces facilitando el juego de los contrarios, más pesados y veteranos, y que van al "ruck" como a un balneario, a recuperarse. Aunque la delantera ha mejorado en peso, todavía está lejos de la mayoría, por no decir todas las de su categoría. Hernani tiene que ganar los metros corriendo, no empujando. Y si quieren ganar empujando, dominan como nadie una jugada para ello, "touche", agrupamiento de pie y empuje (tornillo, etc., que vuelve, como el raffut ..). Hace tres temporadas metió con esa jugada TRES ensayos al Getxo, ante la desesperación del magnífico pilier bizkaino Aboitiz.Es la ventaja de tener una plantilla estable, que permite la compenetración, coordinación, etc... Porque genio y casta, tienen los jugadores para exportar. Esa es la marca de la casa.

Y la línea de tres cuartos .... Esa es la "esperanza blanca" del equipo. Por una parte, recibe solo los balones que los delanteros no pueden aprovechar, que con frecuencia son "piedras" en vez de balones. Altos, con parábola que tarda media hora en llegar y da tiempo a los contrarios a llegar al placaje en el momento de recibir el mal pase, no da tiempo a recomponer la figura, a su vez, se vuelve a pasar alto, muy alto, frenando la carrera del receptor, y poniendo en peligro su integridad física al levantar los brazos para recogerlo, y dejar al descubierto las partes más vulnerables de nuestro organismo. Pues desde aquí, no sugiero, si pudiese hacerlo, lo exigiría. Reclamar un respeto inteligente sobre el juego de la línea, haciéndole partícipe del juego como sistema, no como emergencia. Y a la línea, que si se merece ese protagonismo, entrene adecuadamente, que solamente viendo el calentamiento antes del partido, le entra a uno diarrea mental. Pasan con una displicencia, con balones mal cogidos y peor dirigidos (atrasados, altos,..), y nadie les dice nada. Y todo eso sin presión. Luego en el partido, ese abandono de la técnica se nota en que no se pasa ni una a la altura de la cintura y ligeramente adelantado a la posición del cuerpo, que obliga a recoger el balón aportando más velocidad, con el centro de gravedad bajo con todas las ventajas que ello comporta, etc.etc.etc.. Pues eso. Si tu ventaja está en el dinamismo, juega tus balones con velocidad, y apoya la jugada, alejando el juego de la delantera contraria. Y ahora está en pedir a "Etxebe" que se eche la línea a sus espaldas, que lleva un carro de años con "el trece" y ya es hora de que explote. Que asuma el liderazgo de su zona. Con Oier, desde atrás, pueden hacer maravillas. Y los demás, apoyar el juego de continuidad, para lo que son indispensables los apoyos a izquierda, derecha y en la vertical. Entrenar la técnica de "off load" y olvidarse de los "rucks", que son los contrarios a la continuidad en el juego. Esa podría ser la "marca" del juego de Hernani en todas las categorías. Jugar rápido, técnico y divertido. Dar por seguro que los contrarios aprovecharan más de una situación porque no hay audacia sin riesgo, pero siempre marcarán menos que nosotros. Los jugadores contentos de practicar un juego saludable, fuerte y divertido, y los espectadores, adictos. Que de igual si juega el U-16 que las chavalas. Todas tiene  el sello de la casa. Un estilo de juego que solo se puede implantar con estabilidad institucional. Y en esto, hoy por hoy, Hernani es el líder.