Nuestros clubs de rugby (II).

En Gipuzkoa, por orden jerárquico deportivo, después de ORE, figura Hernani R.E., si tenemos en cuenta únicamente el rugby senior masculino. En Liga 2ª Div. ha terminado 5º entre 16 participantes. En 3ª Div., 3ª entre 19 participantes. En el 1er. Transfronterizo Trofeo Irizar, 1º entre 8 participantes de Euskal Herría  Norte y Sur. En U-18 (Cadetes), 3º (primer gipuzkoano), entre 12 equipos. En U-16 (Infantiles), 1º entre 16 equipos. En Rugby Femenino, 2º en la Liga Vasca. 4º en Amaiur Torneoa. 2º en Euskadiko Kopa (VII) y siempre primer equipo femenino gipuzkoano.

En el area de instalaciones es el equipo que más ha innovado y mejorado, para hacer lo más cómoda y agradable posible la visita de los espectadores a Landare Toki. Se aparca bien, el ambigú siempre tiene buen ambiente, los pintxos son buenos, el acceso a las localidades ha mejorado mucho .....

Y tiene una filosofía, una identidad y un proyecto. Y consolida lo intangible aportando plusvalía cada año con seriedad y compromiso, lo que le confiere solidez y confianza a la estructura del club. Como institución, tiene estabilidad. No cambia de entrenador cada temporada, cosa muy importante, porque el entrenador es el líder. Y el Capitán, su continuidad en el campo. Por cierto, echamos de menos a los capitanes de antes, que durante el partido no se limitaban a arengar y animar a los compañeros, sino a instruir en la forma de juego modificando sobre la marcha, estudiando la situación del partido, la forma del contrario, sus puntos vulnerables, etc., una estrategia a la carta. Un traje a medida del momento. Porque el entrenador ha marcado unas pautas generales, pero luego el contrario las modifica, y ahí está el Capitán, que no tiene que ser el más veterano, sino el más inteligente, y en un puesto desde donde se vea el partido, apoyándose en un "vice" dentro del "pack", que es el que mejor sabe lo que pasa "dentro", que el juego de delantera es un mundo. Faltan capitanes que no se limiten a sortear el campo al principio del partido.

Y con esta base nos encontramos ante la 16-17 donde parece que debería pelear en División de Honor "A" por un puesto medio, que ya son varias temporadas "en el alambre", que las gestas sientan mejor si son para ganar, que para no perder. Y aunque la última temporada viene consolidando una tendencia al juego dinámico, esta que empieza ahora sugerimos que sea la definitiva consolidación de una forma de juego decididamente abierta, por varias razones. El equipo es ligero de peso, muy joven y saben jugar al rugby sin estar todo el rato en el suelo, muchas veces facilitando el juego de los contrarios, más pesados y veteranos, y que van al "ruck" como a un balneario, a recuperarse. Aunque la delantera ha mejorado en peso, todavía está lejos de la mayoría, por no decir todas las de su categoría. Hernani tiene que ganar los metros corriendo, no empujando. Y si quieren ganar empujando, dominan como nadie una jugada para ello, "touche", agrupamiento de pie y empuje (tornillo, etc., que vuelve, como el raffut ..). Hace tres temporadas metió con esa jugada TRES ensayos al Getxo, ante la desesperación del magnífico pilier bizkaino Aboitiz.Es la ventaja de tener una plantilla estable, que permite la compenetración, coordinación, etc... Porque genio y casta, tienen los jugadores para exportar. Esa es la marca de la casa.

Y la línea de tres cuartos .... Esa es la "esperanza blanca" del equipo. Por una parte, recibe solo los balones que los delanteros no pueden aprovechar, que con frecuencia son "piedras" en vez de balones. Altos, con parábola que tarda media hora en llegar y da tiempo a los contrarios a llegar al placaje en el momento de recibir el mal pase, no da tiempo a recomponer la figura, a su vez, se vuelve a pasar alto, muy alto, frenando la carrera del receptor, y poniendo en peligro su integridad física al levantar los brazos para recogerlo, y dejar al descubierto las partes más vulnerables de nuestro organismo. Pues desde aquí, no sugiero, si pudiese hacerlo, lo exigiría. Reclamar un respeto inteligente sobre el juego de la línea, haciéndole partícipe del juego como sistema, no como emergencia. Y a la línea, que si se merece ese protagonismo, entrene adecuadamente, que solamente viendo el calentamiento antes del partido, le entra a uno diarrea mental. Pasan con una displicencia, con balones mal cogidos y peor dirigidos (atrasados, altos,..), y nadie les dice nada. Y todo eso sin presión. Luego en el partido, ese abandono de la técnica se nota en que no se pasa ni una a la altura de la cintura y ligeramente adelantado a la posición del cuerpo, que obliga a recoger el balón aportando más velocidad, con el centro de gravedad bajo con todas las ventajas que ello comporta, etc.etc.etc.. Pues eso. Si tu ventaja está en el dinamismo, juega tus balones con velocidad, y apoya la jugada, alejando el juego de la delantera contraria. Y ahora está en pedir a "Etxebe" que se eche la línea a sus espaldas, que lleva un carro de años con "el trece" y ya es hora de que explote. Que asuma el liderazgo de su zona. Con Oier, desde atrás, pueden hacer maravillas. Y los demás, apoyar el juego de continuidad, para lo que son indispensables los apoyos a izquierda, derecha y en la vertical. Entrenar la técnica de "off load" y olvidarse de los "rucks", que son los contrarios a la continuidad en el juego. Esa podría ser la "marca" del juego de Hernani en todas las categorías. Jugar rápido, técnico y divertido. Dar por seguro que los contrarios aprovecharan más de una situación porque no hay audacia sin riesgo, pero siempre marcarán menos que nosotros. Los jugadores contentos de practicar un juego saludable, fuerte y divertido, y los espectadores, adictos. Que de igual si juega el U-16 que las chavalas. Todas tiene  el sello de la casa. Un estilo de juego que solo se puede implantar con estabilidad institucional. Y en esto, hoy por hoy, Hernani es el líder. 

Nuestros clubs de rugby (I).

Falta un mes para el comienzo de competiciones para Ordizia y Hernani en Honor "A" y Zarautz, Bera Bera y Eibar, en la Honor "B" de las ligas españolas. Como hay mucho para escribir, vamos con el primero, Ampo Ordizia.

Tras la desigual temporada pasada, consecuencia de las irregularidades involuntarias con los fichajes extranjeros (entrenador incluido), el club parece que ha decidido replantarse su política de plantilla. Prescinde de Corey Simpson (que ficha por Zarautz), por ley de vida, después de haberlo hecho anteriormente con Huxford (también fichado por los costeros), dejando sitio nuevas incorporaciones que se consideran necesarias, debido a la lentitud de adaptación de los canteranos, excepto un par de excepciones (Korta...). Si Ordizia quiera campeonar, y si se quedan Ascroft y Rust, hace falta reforzar la delantera al menos con un primera, un segunda y un tercera, pues ha salido Joan Tudela, también a Zarautz. Si vamos para atrás, se ha producido la noticia del verano. La vuelta de Goia después de su discutible periplo "francés", donde esperamos no haya perdido tres años preciosos para su futuro. Si los ha aprovechado bien, tenemos el leader que Ordizia viene necesitando desde que el se marchó "al otro coté". Porque ya entonces, a pesar de que estaba Huxford en forma, Julen tenía que haber dirigido las operaciones de la línea desde la posición de "full back" (no utility), por cuatro razones diferentes. Porque "el 15" es el que mejor ve las posiciones del contrario, y por tanto las posibilidades y estrategia de ataque, y para eso Julen valía mucho. Porque tiene un "sprint" largo y potente para intercalarse en las líneas en ataque, y un excelente defensor cuando se necesita defender. Porque tiene una técnica y potencia excepcional en el tren inferior. Y cuarto, porque es un gran pateador a palos, tanto a balón parado, como de "drop" o botepronto. Y ya, puestos, porque es de la casa. De Goierri, y no es lo mismo ir a ver jugar a uno que viene a tener una experiencia cultural, aunque se integre relativamente, que otro que tiene los amigos, la familia, la profesión y probablemente el futuro, a diez kilómetros a la redonda. Pero, con todos mis respetos a la familia y a la directiva de entonces, creo que se gestionó mal la trayectoria deportiva de Julen en aquellos momentos. Se le colocó de ala, y cumplió perfectamente. Bueno, para entrar en contacto con la competición como titular, vale, pero se tiró en la banda tres años, mientras Huxford declinaba. Y yo, si hubiese sido Julen, me habría rebelado. No se si él lo hizo, pero en mi opinión tomó la decisión equivocada, aunque ni él ni su entorno, lo reconozcan. Decían que se iba para "crecer" a Iparralde, pero no al B.O. que yo he conocido, que parecía un club inglés por su señorío y calidad de trato a los jugadores, sino al de los srs. Martín (presi) y Blanco (head manager), y si se obnubiló con el staff técnico, es porque estableció comparaciones con el de Ordizia y sus modestos medios. Y por aquí sabemos machacar literalmente los cuerpos de los deportistas, pero eso sólo lo hacen los malos entrenadores. Los buenos, administran el potencial físico que es vital (para toda la vida), y no lo consumen en cuatro años. Ahí tenéis uno de los grandes fracasos del rugby francés. Destrozando personas. Solamente de Toulon en los dos últimos años, han salido "porque el cuerpo no se recuperaba de los entrenamientos", y "por el dolor físico", Wilkinson, Ali Williams, Hayman, Botha, junto con otros cincuenta o sesenta retirados cada año del Top-14. Y este año se ha superado la cifra. Y es gente con 30 a 35 años la mayor parte de los retirados. Joder, que hay mucho listo suelto. Pero nadie sigue las consecuencias que la bestialidad (e inutilidad) de entrenamientos tiene en esos jugadores.  Y pocos han resuelto económicamente su vida.

Y ahí queríamos llegar en el caso de Ordizia, como espejo, por ser el equipo de Gipuzkoa más importante y mejor organizado para los tiempos actuales. A pesar de la encrucijada en la que está inmerso. ¿Refundación? No es para tanto. Basta con recuperar la ilusión, establecer una Hoja de Ruta (en eso Hernani va por delante), y cuidar a los jugadores de la cantera, tratándoles sin agravios comparativos (económicamente), y concediéndoles un horizonte de posibilidades consiguiendo unos objetivos. Ha llegado el momento de hablar con los jugadores de casa uno por uno, que han tenido horas de competición en primera, a ver si están dispuestos a tirar del carro. Y eso quiere decir rearmarse de ilusión, cuidándose dentro y fuera del campo, sin esperar que los problemas dentro del campo los solucionen "los profesionales" (o sea, los extranjeros). No, ellos tienen el papel que el club les asigna. Y, como se ha demostrado, "si te he visto, no me acuerdo". Vienen a conocer otras formas de vida. Yo haría lo mismo. Pero a los equipos los tienen que llevar los de casa. Y se juega en la categoría que corresponda,¿ o Zarautz, Irún o Arrasate son menos dignos? Y no solamente está el caso de Julen, yo veo el caso de Oier Goia. Este chaval es una perla en bruto (barkatu). Puede y debe liderar el juego de tercera línea, pero, por favor. Que no pase lo mismo que con Muagututia, que se tiró toda la temporada saliendo con el balón detrás de la melée, se quitaba de encima al primero, el segundo contrario casi le paraba, y el tercero le paraba. Y esto en la veintidós contraria varias veces en la misma temporada. ¿Para qué sirven los vídeos?  Ahí están. Analizarlos. Con jugadas de apoyo ensayadas, esos balones hubiesen sido ensayos. Oier ha marcado varios por fuerza, pero ha dejado de marcar por falta de apoyo. Insistimos. A ese chaval hay que cuidarlo, humana, técnica y si hace falta, con algún "detalle" económico. No puede haber un segundo caso Goia, porque este chaval es más que una promesa. Pero como a su hermano en su día, hay que darles una responsabilidad y prepararle para ello. Que lidere la Tercera. Su hermano, que lidere el sistema de ataque-defensa con el Apertura. Si admiten la responsabilidad, a entrenarles y perdonar los posibles errores que inicialmente puedan cometer. Que todos hemos pasado por ahí. Si hay confianza y apoyo de la afición, podemos hacer un "El Salvador" surgido después de la enorme deuda contraída durante la gestión de su "administrador" y posterior presidente de la FER, donde reincidió en el manejo de los dineros, y fue dimitido.

Y queda el Entrenador. Axio era un ideólogo, conducía muy bien el grupo humano dando ejemplo de generosidad en la entrega, entusiasmo haciendo las cosas, audacia y orgullo ante los equipos teóricamente superiores, pero tácticamente le faltaba (seguro que en La Unica habrá aprendido) visión, y algunos partidos no se han ganado porque no ha distinguido "los tempos", no ha visto dónde y cómo estaba el partido, el horario, el contrario, la climatología, el árbitro, el ambiente, sus jugadores ... Quería que los jugadores jugasen como jugaba él, por cierto un excelente talonador. Y de Axio lo primero que se nota es que es una gran persona, de gran calidad, como pocos. Pero cuando dio un paso a un lado, creo que estaba pensando en su amigo Régil. Y este asumió el reto de entrenar al primer equipo, pero creo que se dio cuenta, que no todo es tomar notas, y se le notó que le caía un poco grande el equipo. Y la gente se echó encima. En mi opinión, injustamente, porque nunca tendremos entrenadores de casa sin darles oportunidades. Estoy seguro de que si Régil vuelve a entrenar, sería mucho mejor, porque habrá aprendido de su experiencia. Y capacidad técnica, tiene.
Si probamos a Julen Goia como pateador del equipo, a su hermano Oier como líder de la Tercera, tenemos a Aizpurua como medio de melée, incluso de apertura, y se queda Rust, tenemos mas de medio equipo hecho. El resto, con los argentinos que parece que han fichado y los canteranos que quieran tirar del carro como los Korta, Aldanondo, Gartzia, etc., dentro de dos años hablaremos de otra cosa mejor. Por cierto, Zorionak Amaia!.

¿Cuándo nos vamos a convencer?

Venimos reclamando desde hace años una tendencia hacia el juego abierto más divertido para el jugador, más agradable para el espectador, y más práctico para los resultados y el desarrollo positivo del rugby ante la sociedad deportiva de Gipuzkoa.

No entendemos que los entrenadores hayan adoptado "el juego de suelo" con interrupciones continuadas, fraude a los pocos espectadores que convocan, y peligroso para la integridad física de los jugadores, hasta el punto de que, raramente juegan sólo con ocho delanteros, como se ha hecho durante los años en los que el rugby era dinámico y no estático, y que Gipuzkoa era de lo mejor en el rugby estatal, y admirado en el maravilloso rugby que se practicaba en Iparralde con la Escuela de Baiona como ejemplo en toda Francia.

Los vulgares copian siempre tarde y mal. Y nosotros hemos sido vulgares. Hemos adoptado un rugby para el que no tenemos ni antropometría ni condición atlética. Y con el reglamento del rugby en la mano, en el ochenta por ciento de los "rucks" al menos, se juega en falta. Se pitan menos de la mitad, y con esos puntos de "golpe a palos", vamos tirando, terminando a veces ganando con el resultado que da los múltiplos de tres. Jugar a ensayar, desplazando el balón con rapidez y moviéndose con velocidad e inteligencia para llegar a los puntos de apoyo para que el portador del balón pueda decidir la opción de pase más interesante, parece que está "demodeé". A la vieja usanza, dicen algunos post-modernos que "dirigen" nuestro rugby.

Ejemplos malos tenemos muchos y recientes, y por no hablar de Gipuzkoa (mal de muchos ...) y pongamos como ejemplos a Biarritz Olympique de la era Yatchvilly que todo el mundo ensalzaba menos Rugby Times, y que terminó con el fracaso más absoluto, y que no está más abajo, por la generosidad del fallecido Serge Kampf (.g.b.) y su familia. Han jugado tres temporadas a provocar faltas que permitiesen a su medio de melée entrar en las estadísticas, pero desmovilizar a unos excelentes jugadores que sabían jugar a otra cosa, pero que "alguien" que estaba por encima de los entrenadores y que desde aquí advertimos que tenía a B.O. como trampolín político para el asalto a la FER. Pero claro, eran personajes intocables, pero siempre dejan la miseria detrás. Otro caso es el de la selección de Gales en los tiempos en que jugaba de Apertura Gareth Jenkins, chavalote alto, rubio, que colocaba un montoncito de arena para colocar el balón en los tiros a palos, y que metía así muchos puntos, pero que muchas veces, eran los únicos puntos y no ganaban nada. Curiosamente tuve una conversación en el vuelo de Auckland a Londres con una señora que se presentó como la tía de Jenkins, y me preguntó qué me parecía su sobrino como jugador. Le di mi opinión: "El no tiene la culpa, pero está perjudicando a Gales". Se quedó patidifusa. Era Abril del 2003 y echen cuentas. A los dos años prescindieron de él como titular (actualmente es entrenador de pateadores de la selección galesa), y ganaron dos VI Naciones seguidas y a punto de ganar la tercera. Este año próximo, para mi es favorita, junto a Inglaterra. Y la mayor fuerza la tiene atrás. Los dos aperturas   son fiables. Roberts,  Davies, Williams, North, Halfpenny, son dinamita pura y excelencia en el ataque y la defensa. A Nueva Zelanda, el pasado mes de Junio en Auckland, los tuvieron a raya más de medio partido, y confirmaron que los mejores resultados los consiguen con el juego abierto. Y hablamos de Gales, que ha tenido el rugby más rudo del continente europeo, con sus tradicionales mineros.

Y pasamos a Irlanda, para recordar la trayectoria del Munster. Este equipo fue de los primeros en adoptar el "rugby" de 22 ó 24 fases seguidas (interrupciones con el juego en el suelo), para no conseguir ningún punto, pero aburrir a las ovejas. Y por aquí se ensalzaba "llevan veintidós fases con el balón" en plan admirativo. Y creen que entienden de rugby. Pues el Munster, un clásico de la Heineken Cup, varios años fuera por no clasificarse. Normal. Cuando se practica el anti juego, ya se sabe. Se recoge lo que se siembra. Y Rugby Times, nuevamente contra corriente, escribimos: ¿Para jugar así han fichado a Howlett? Uno de los wing-full backs más rápidos y técnicos que han dado las últimas generaciones de All Blacks. Otro que se marchó aburrido de Europa.

Pasemos al lado positivo: La última final que jugaron el pasado año en el Westpac St. de Wellington (N/Z.) entre los locales Hurricanes y los Highlanders de Otago en la Isla Sur de Nueva Zelanda, conmocionó al rugby mundial, sobre todo al europeo. Y del europeo, a Francia, que se vio "retratada" al comparar el rugby que su Top-14 practicaba, con el maravilloso espectáculo de rugby con fuerza, velocidad, ritmo constante, técnica depuradísima en el manejo del balón, continuidad y hasta fantasía en algunas jugadas. Y se dieron cuenta de que tan espabilados como parecen o se creen (ahí está el caso de Serge Blanco), que empezaron con la revolución, y ahí siguen. La última, el acuerdo entre la LNR y la FFR. Pero en Inglaterra han hecho algo parecido. ¿Y aquí? Bueno nosotros no tenemos los problemas que tienen estos países, por nuestro subdesarrollo ó involución. Lo nuestro es más fácil, porque podemos partir de cero, no de menos cero. Y empezar por convocar sin exclusiones, debatir y decidir. Todavía nos acordamos de la super encuesta a los clubs que se mantiene en la clandestinidad, en lugar de publicar sus resultados en todos los medios de comunicación, lo cual quiere decir que la opinión pública, los aficionados al rugby, no tenemos nada que decir ni hacer, pero puestos a levantar la voz, recordarles a los directivos de nuestras federaciones, y más concretamente a la FVR, que una parte importante de sus ingresos viene de nuestros impuestos, luego menos secretismos, empezando por lo que costó económicamente la encuesta.

Y constituir el Colegio de Entrenadores integrado en la FVR, pero con autonomía para establecer sus planes de trabajo. Y que tengamos los que integramos la familia del rugby gipuzkoano, un interlocutor con atribuciones y responsabilidades, para afrontar, por ejemplo, con el gran problema de crisis de juego que tienen nuestros equipos. Y defender los intereses deportivos de nuestros entrenadores, su formación y seguimiento. Incluida su tutela ante los clubs y la propia federación, donde en todo caso estaría representado con voz y voto. Y esto, hoy en día, tal como están las cosas, sólo lo puede hacer la Federación Vasca de Rugby. Y entretanto, esto será un Reino de Taifas, y cada uno irá a su bola, incluso, dentro de su mismo club, que un chaval cambia de categoría por la edad, y se encuentra que su técnica de pase no sirve, por ejemplo. Y así muchas cosas.

Pues ex-colegas entrenadores de los equipos de Gipuzkoa, si lo que está sucediendo en todas partes con la vuelta al juego abierto, no os convencen, mañana sábado día seis de Agosto juegan en el mismo Westpac St. de Wellington, la final de este año SupeRugby 16 entre los Hurricanes y los LIONS de Johannesburgo (S/A.), otro caso de conversión de estilo. Un equipo que no jugaba a nada (desciende de los Cats) que fueron eliminados de la competición porque no daban una, vuelven, ponen de entrenador a Johan Ackermann, por cierto un ex-segunda línea bastante "leñero", transforma el juego tradicional sudafricano del contacto contínuo, para, manteniendo la fuerza y combatividad en defensa, prodigar la agresividad y audacia en el ataque, saliendo con el balón a la mano desde la línea de veintidós, cosa impensable en Sudáfrica hasta que llegó hace unos años un tal Carlos Spencer, inolvidable medio de apertura de los Blues de Auckland y de los All Blacks, y cantó las cuarenta, diciendo que los sudafricanos tenían jugadores con clase suficiente como para jugar un rugby dinámico y abierto, ante el escándalo de los "Gurús", y que es lo que, salvando todas las distancias, proponemos desde hace años desde Rugby Times. Pero allí han reaccionado. Por aquí no lo esperamos, aunque las evidencias vengan hasta la puerta de casa. Hay mucho ego tonto suelto, como para reconocer los errores. Pues nada chavales, (en los errores no incluyo a las chavalas), hasta siempre. Seguiré yendo a los campos guipuzkoanos a ver rugby del nivel que sea. Y debo ser masoca, porque disfruto. Siempre veo algo agradable.                                                                                                                                        

El rugby es para disfrutar

Con nuestras competiciones acabadas, estamos en condiciones de ver partidos en el Hemisferio Sur con el SupeRugby , que compiten equipos de N/Z, S/A., Aust., Argentina y Japón. La Rugby Champioship, que juegan N/Z, S/A., Aust. y Argentina, con sus selecciones seniors masculinas oficiales y que se celebra desde el próximo 20/8 hasta el 8/10/16, ambas organizadas por la SANZAAR y auspiciadas y apoyadas económicamente por Mr. Rupert Murdoch, conocido magnate de la prensa, entre otras áreas económicas y de presión (perdón) difusión. En la primera edición, cuando se denominaba Tri Nations, la jugaban N/Z, S/A y Aust., fue "inyectada" con 600 millones de dólares USA a cambio de los derechos de imagen (Sky Sports ...) y la organizó la Sanzar (con una sola "A"), que hizo temblar a la poderosa (hasta entonces), I.R.B., haciéndole perder la hegemonía mundial del rugby, aunque ya para entonces funcionaba (y muy bien), la Super Twelve, antecesora del SupeRugby. Hablamos, por ejemplo, de Julio del 96. Total, 20 años de nada. Se adoptaron nuevas normas, puntuación bonus, franquicias, sedes, subsedes y unos principios éticos que el profesionalismo no ha sido capaz de arrastrar en ese Hemisferio. Porque en el Hemisferio Norte no es un tornado lo que está pasando, sino un huracán. No hay más que darse una vuelta por el rugby francés, da igual que sea el Top-14, que según ellos mismos dicen es la mejor liga del mundo, que el Top-16 y llega hasta las "federales" y casi hasta las "honneur". Clubs en bancarrota por la inercia de un endeudamiento inconsciente e irresponsable de clubs históricos (Biarritz, Narbonne, Beziers, Tarbes ...) Y eso que está la Dirección Nacional de Ayuda y de Control de Gestión (D.N.A.C.G.), que audita y somete sus informes a la federación correspondiente quien actúa en consecuencia y procede a veces a descensos administrativos (Montauban, Tarbes ...) y "nuestro" B.O. se ha librado por los pelos, y por la actitud de la familia del recientemente fallecido Serge Kampf, mecenas en los últimos años del B.O.. Anteriormente le ocurrió al "más nuestro" A.B. de la época Afflelou, al que también salvó la campana.

Y la revolución con la lista "èlite" para la selección francesa después del fracaso de los últimos diez años por jugar al resultadismo tremendista y los golpes de castigo, como en la época del apertura Jenkins en Gales, y ambas selecciones cayeron en la vulgaridad. Gales cambió de estilo (y de apertura), y ganó dos "VI Naciones", y hoy en día tiene una tres cuartos poderosa y técnica que puede competir de tú a tú con cualquiera, y para nosotros, junto con Inglaterra, son los favoritos para el VI del 17. Pero Francia ya está atravesando su Travesía del Desierto guiada por Guy Noves aunque creemos que tiene para otra temporada más para llegar al cuarto puesto mundial.

Y no han tenido más remedio que adaptarse a la situación. La situación pedía a gritos desde hace años un acuerdo entre la Liga Nacional de Rugby (L.N.R.), y la Federación Francesa de Rugby (F.F.R.). Se han rascado los dos el bolsillo, y el seleccionador tendrá a su disposición a los jugadores de la lista "èlite", al menos 120 días al año, frente a los 80 anteriores. Esto exige una compensación económica a los clubs, ya acordada, y se acerca a lo que viene haciendo Nueva Zelanda desde hace muchos años, y Gales recientemente. Prioridad a su selección, frente a los compromisos de los clubs.

Hay muchas más novedades, pero conviene que nuestras autoridades federativas, políticas del deporte, directivos de los clubs, árbitros y hasta los jugadores, se informen para saber a lo que están jugando, que estos acontecimientos obligan a innovar para subsistir. Y ahí nos toca a nosotros. Al rugby de Gipuzkoa, por no extendernos a las provincias cercanas de Hego é Iparralde que es nuestra zona de influencia y en nuestra opinión, la clave de nuestro desarrollo. No podemos esperar a lo que haga el rugby español, que técnicamente nos ha sobrepasado, pues tiene un lastre muy pesado para su desarrollo. Nosotros tenemos a nuestro alcance por tradición deportiva y por desarrollo económico, la posibilidad de tener competiciones cercanas, con desplazamientos cortos y posibilidad de asistencia de visitantes y locales a los partidos, haciendo agradable el espectáculo deportivo y la estancia en nuestra localidad para que valores proclamados como la fraternidad no sean una expresión trasnochada. Y tenemos que innovar en técnicas de captación de publicidad, en relaciones públicas, en atenciones con los medios poniendo a su disposición instalaciones técnicas para el desempeño de sus funciones, crear un ambiente en el campo antes de los partidos (música, etc.), pero sobre todo, jugando para la diversión del jugador y de los espectadores. Fidelizar al espectador que ahora es ocasional, a que sea un habitual, y que en su agenda de ocio figure semanalmente el rugby, de Escola, "Under" o Senior, femenino o masculino. Y para jugar bien, fuerte y bonito, hay que entrenarse adecuadamente. Con técnicas que propendan a la continuidad del juego, al juego de pie, individual o colectivamente, no al juego de suelo, que ni es juego, ni es nada. En todo caso una contingencia indeseada, porque el contrario te ha placado, pero es que aquí en los entrenamientos se cortan las iniciativas y se desmoviliza el avance, por orden del entrenador, que dice que "hay que tirarse para que lleguen los apoyos". De llorar. Los apoyos deben llegar en los grandes espacios, que el rugby "empieza en el ala". Ya se que en el rugby no hay dogmas, pero si mecanismos y conceptos. Y ese es el rugby intelectual. Y eso se entrena. Porque no me digan ustedes que en Gipuzkoa tenemos menos nivel intelectual que en la provincia de Otago, sede de los Highlanders, por ejemplo. Tendràn más velocidad, más resistencia y hasta más fuerza, pero no hay motivo para que tengan más técnica que nosotros, y por supuesto, de intelecto, a la par. Y uno se podrá preguntar, ¿entonces porqué juegan tan bien? Porque se entrenan para eso. Hace unos años el equipo que mejor jugaba era Francia. Los más potentes del planeta eran los Springboks (S/A), y los All Blacks (N/Z). Hoy en día, desde hace unos años y hasta dentro de otros cuanto años, los del "jogo bonito" son los All Blacks. Juegan como antes lo hacía Francia. Y Francia desde hace unos años, y esperemos que cambie pronto, juegan como los Springboks, pero sin su poderío físico. Han bajado cinco puestos en la clasificación mundial. Y volvemos a Gipuzkoa. Yo digo, aquí y ahora (y muchas veces en los últimos años), que podemos jugar como el mejor, y lo demuestro con todos los "tacos" que tengo. Porque nuestros jugadores tienen suficiente capacidad para asumir las enseñanzas técnicas y los conceptos de juego que un entrenador preparado para ello puede impartirles. Luego vendrá si nuestra delantera no tiene 900 kgs. bien plantados entre los ocho, que en la touche el más alto tenga 1,85 y que los contrarios tengan una línea más rápida que la nuestra. Hay formas tácticas para minimizar o anular las virtudes del contrario, pero en última instancia, prefiero perder por cuatro contra un equipo que me enseñe, que ganar de ochenta a un equipo manifiestamente inferior. Pero esa es otra para otro articulillo. No sé si me expreso bien, pero yo lo tengo muy claro.    

Los valores del rugby, en el Seven (Rugby Siete).

En Rugby Times estamos deseando siempre elogiar las actitudes y actuaciones - no invocamos triunfos competitivos- de nuestra familia rugbística. Nos damos cuenta que, con más frecuencia de la deseada, incidimos más en los errores y podemos parecer pesimistas, pero nosotros no bailamos el agua "a los que mandan", porque aquí, poder, lo que se dice poder, en rugby no lo tiene nadie. Pero lo que sí tienen las instituciones del rugby es representatividad. Y además, en régimen de monopolio. Si te parece que puedes aportar algo, tiene que ser a través "de la federación", aunque los ayuntamientos y la DFG controlen y financien en parte las actividades. Por tanto, puesto que nosotros, el pueblo, co-financiamos el rugby, exigimos que se nos escuche y se nos informe públicamente. Por eso nos rebelamos ante la FVR. Porque nos tiene abandonados a los que nos interesamos por la situación de nuestro rugby, tanto por el conducto directo de su web, como a través de los medios que periódicamente convocan para su propaganda.

Pero como los clubs y sus jugadores están con frecuencia por encima de sus dirigentes, te encuentras con mujeres y hombres como los que componen las selecciones españolas femenina y masculina que se han clasificado para los juegos olímpicos de este año en Río de Janeiro (Brasil).
Y han roto todos los esquemas que argumentan esos dirigentes escudándose en la crisis económica, en la demografía y en la falta de apoyos, obviando que cuando optas a presidente y/o aceptas ser directivo, contraes una responsabilidad voluntaria entendiendo que tienes cosas que aportar al margen del dinero. Y si ves que la situación te supera, déjalo, ya vendrá otro, aunque se aplique la Ley de Murphy, que también puede pasar.

Pues  ahí están nuestros  Igor Genua (Hernani), Ignacio Martín Goenaga y Pablo Feijóo  Ugalde (Donostia), en la selección masculina entre los doce componentes de su selección, lo que supone un éxito para nuestra pequeña parcela, y "nuestras" Bárbara Plá (Getxo) y Amaia Erbina (Ordizia)  en la femenina demostrando que se puede competir con las mejores aprendiendo y ganando, a veces. Es cierto que lo van a tener muy difícil los chicos contra  Sudáfrica, Australia y Francia, en el grupo "B",  y contra Nueva Zelanda, Francia y Kenia en su Grupo "B", las chicas, pero ¿cuándo lo han tenido fácil tanto unos como otras, si se marcharon aburridos con la Federación Española hasta sus entrenadores? Las tres últimas "legislaturas" ó mandatos de los dos presidentes anteriores, el gallego un trepa incompetente que lo único que le importaba era salir él en la foto, que consiguió a través de su lacayismo entrar en el CSD, y el anterior al actual Alfonso Feijóo, González Cancho dejó la tesorería repleta de incumplimientos y deudas. Dentro de las limitadísimas posibilidades económicas en las que se ha visto (y se verá) Alfonso en este y próximos años por los motivos indicados, al menos ha creado un ambiente de unión en el rugby español, desconocido desde la época de Floro Noriega como presidente. Los chicos y las chicas de la selección viven en precario, con una austeridad ejemplar, pero excesiva, cuando sus oponentes disfrutan del total apoyo de sus estados. Solamente ver las condiciones en las que entrenan las francesas en Marcoussis, ya es para echar la toalla. Pero en estas circunstancias salen los valores de las personas, trasladadas al rugby, porque, no nos engañemos, mucho hablar de los valores del rugby, pero al final los depositarios de los mismos son los practicantes del rugby que dejan tiempo y dinero por entrenar y jugar para formarse y divertirse, aunque en muchos casos se conforman con lo que hay, y los clubs no les dejan ni rechistar, porque "el club está por encima de todo". Sabemos bastante de eso, pero ¿què es el club? Lo que han  hecho las personas. Un "ente abstracto" ¿puede ser más importante que una persona? Pues nuestra opinión, que de modesta no tiene nada, mantiene que el club se ha creado para estar al servicio de las personas. Y una vez más, recordamos la gesta de los componentes de las dos selecciones y a Alfonso Feijóo por su  sensibilidad y apoyo, para que sirva de estímulo a toda la familia del rugby y entre todos podamos sacar a nuestro deporte de este marasmo tancrediano. Aquí pararse a mirarse el ombligo es retroceder. Que nos sirva la lección del Seven chicas y chicos, para dejarnos de excusas y empezar a tirar del carro hacia adelante, con la colaboración de todos. Y ya sabemos que los valores no se escriben, se practican.

Y ya que estamos de jugadores ( siempre las mujeres incluidas),  para los próximos Campeonatos Mundiales Universitarios de Seven, han sido seleccionadas Nerea Aguirre (Getxo) y Enara Cacho (Hernani), y para el masculino, Javier Martín Goenaga (Bera Bera). Se celebran en Swansea (Gales), los próximos 7 al 9 de Julio.  Nuestra felicitación a los tres, que se diviertan y que tengan suerte.
Otro par de acontecimientos positivos para el rugby, en este caso el XV. Llenazo en el José Zorrilla, de Valladolid, en la final del campeonato entre los dos equipos locales, el VRAC y El Salvador, que convocar a más de 25 mil espectadores en un partido de rugby entre equipos españoles, es para hacernos meditar un poco a todos. ¿Se puede, o no se puede? Parece que sí. ¿De qué depende? Nosotros pensamos en la "experiencia Dixon", de Ordizia, como el punto de partida del despegue del rugby en Hegoalde. Gestión realista y adecuada a la situación social, económica y deportiva, y a partir de ahí, instituciones y empresas (ingresos atípicos) No olvidar un análisis científico y un pragmatismo empresarial, todo ello envuelto en un halo ético. Esos también son valores del rugby. Que lo es bueno en el rugby, sea bueno para la sociedad. Los valores, a la calle, a compartirlos. El jugador de rugby tiene que serlo dentro y fuera del campo, y su comportamiento, una marca social.
Y el otro, un poco más lejano y utópico, pero interesante como fenómeno social, los 98.000 espectadores en el Camp Nou, de Barcelona, en la final del Top-14 francés, entre el Racing Metro, de Paris, y el Toulon, de la misma villa mediterránea. Un desplazamiento sin ningún incidente, en contraste con el festival de violencia de la Eurocopa francesa en fútbol. Esto es para hacer reflexionar a las instituciones políticas, apoyando o permitiendo (para luego reprimir), los comportamientos habituales en los campos de fútbol y en las ciudades más futboleras con el apoyo de las más altas autoridades de la nación a un comportamiento antisocial. Así nos va.


Va por vosotros

Va por todos los que a pesar de no haber escrito desde hace más de un mes, habéis estado visitando Rugby Times, confiando en un nuevo comentario. Si miramos al rugby gipuzkoano a nivel de federación (FVR), actitud de los entrenadores (la aptitud la dejamos aparte), medios de comunicación (tibios y miedosos con "el etablishment"), la desidia de las instituciones públicas (laissez fair, laissez passer), de los árbitros,  mejor no tocarlo (son intocables), los únicos que se libran (a mi juicio), son los clubs, y los espectadores.

Y como de la Federación Vasca de Rugby ni está ni se le espera, que sigan haciendo lo que les de la gana (y callándoselo) como hasta ahora, sin asomo de autocrítica ni auto nada que no sea mirarse al ombligo. De los entrenadores, que son unos listos, y no tienen nada que aprender (ni que enseñar), pues ¡hala!, a seguir fracasando. Las instituciones públicas, bastante tienen con que no trasciendan las contínuas irregularidades administrativas, y, como diría la inefable," las mamandurrias",  empezando por el sistema y las personas de las auditorías a las entidades receptoras de fondos públicos transmitidas por uds. con nuestro dinero. Los medios de comunicación saben mejor que nosotros lo que ocurre, pero son empresas y tienen que llegar a fin de mes. Y la administración tiene muchos recursos como el de "el palo y la zanahoria", y humanamente lo entendemos, éticamente, no. Lo de los árbitros, exceptuando al getxotarra Gallastegi, y al donostiarra Iñigo Atorrasagasti, el resto es de un corporativo connivente, que tira para atrás. Y no es de ahora.

Los directivos de los clubs que llevan un carro de años metiendo horas con cometidos ingratos, que saben que nunca saldrán en la foto y encima son criticados, tienen el mérito de sacar cada año varios equipos en diferentes categorías de sus clubs, consiguiendo cada temporada entrenadores y educadores "por la cara" (cada vez menos), equipajes para 20 ó 25 en cada equipo (al menos camiseta, pantalón y medias)  que a la hora de hacer números es una pasta, la sangría de las fichas individuales, reconocimientos médicos (deberían ser obligatorios y gratuitos), los derechos de inscripción en las competiciones para jugar 12 ó 14 partidos oficiales en la temporada en muchos casos, cuyo coste a veces raya en la usura. Para empezar, las categorías "U" (under) deberían estar exentas de cuota de inscripción en todas las competiciones, incluidos los equipos femeninos. Trabajo de la FVR (¡excuse moi!). La FGR no pinta nada, sin medios ni atribuciones. Lo dicho, trabajan duro pero en el anonimato. Hay que darles el mérito que tienen, pues los clubs son los que llevan nuestro rugby. Y de los espectadores, qué decir. Nadie se preocupa nunca por ellos. Los horarios son anárquicos. No hay asomo de planificación y se quedan sin ver partidos porque coinciden todos en sábado y a la misma hora. Y no tienen en cuenta "los programadores" si hay días en los que no hay competencia de otros deportes y se podría incrementar el número de espectadores con los no habituales, que les gusta el rugby, pero menos que otros como el fútbol o el basket, pongamos como ejemplos. O que se juegan partidos muy interesantes para ver, que podrían  convocar a ex-jugadores , pero que no se enteran porque no se publicitan. En el diario de mayor tirada de la provincia, se anuncian mil deportes una vez a la semana.  El rugby no aparece.  Y aquí no podemos echarle la culpa a la Prensa. ¿Dónde está el Vocal de Prensa de la Federación (¡perdón!) o el de el club que recibe? Porque hace cuarenta años los clubs tenían Vocal de Prensa que se preocupaba de contactar con el periodista deportivo encargado del rugby en su periódico o emisora. Pero aquí y ahora, en la época que hemos elevado a los altares la Comunicación, prescindimos de algo que nos saldría gratis. Lo que no es gratis es la publicidad que tanto buscan y no encuentran TODAS las instituciones deportivas. Pues señores directivos y federativos ¡barkatu!), si el rugby está invisibilizado, olvídense de captar publicidad.  No tocamos la confortabilidad de las instalaciones, porque comprendemos que antes están las camisetas y las fichas, pero si relacionamos los problemas de aparcamiento, acceso, falta de barandillas en las gradas, no digamos algunas localidades cubiertas, etc.etc., justificaremos en parte la ausencia de personas mayores y con problemas de movilidad, que las rodillas de muchos ex jugadores están cascadas y no hay "una puta barandilla de tubo" para ayudarse. Si, ya sé que suena a; "pues que se joda ..." Pues eso .......

RUGBY, Te estamos defraudando

En nuestra última y ya lejana intervención, prometimos echar un vistazo a nuestro rugby "U" (under - bajo ... en inglés)  utilizado por aquí desde hace unos tres años, para definir las categorías Juvenil U-20, Cadete U-18 y Infantil U-16, más los atípicos por estos lares, U-21 y U-23. Y sí, hemos dado una vuelta por casa, y otra por nuestro ámbito de competición español.

De la que más deberíamos ocuparnos es de la situación propia, pero yo soy el primero que con esto les va a defraudar. Para decirles lo que he visto, no tengo más remedio que hablar de responsables de las situaciones, y de ahí, cualquiera puede colegir quienes son. Si digo que los cadetes del equipo "Z" son pocos, rugbysticamente  incultos, mal preparados (no digo poco preparados) físicamente y con un desconocimiento casi total de la técnica aplicada al rugby, sólo falta poner un par de nombres. Y aunque soy consciente del mal que hacen al rugby, ellos no lo saben y ponen toda la voluntad  y los conocimientos y las aptitudes que personalmente disponen. Vamos, que son personas que quieren aportar al rugby. Y cuando alguien les dice algo, también con la mejor intención, te contestan "hazlo tú", y creen que te han cogido, pero no en mi caso, que he pasado por todo y con otras formas.

A través de You Tube he estado viendo y analizando los principales partidos U-18 y U-16 en las que han participado entre otros, nuestros equipos autonómicos. Torneos y Campeonato de España. Primero representando a Gipuzkoa  y después a Euskadi nuestro rugby siempre ha estado en el Top español. Cadetes, Juveniles o Seniors. Cuando se llegaba a semifinales, siempre estábamos allí. Y nos hemos traído unos cuantos títulos. Pues ahora no. Jugamos en el segundo nivel. Nuestros chavales juegan bastante bien contra quienes le tocan jugar, tienen menos presencia física o antropometría, y no la suplen con rapidez de movimientos, habilidad técnica y carácter, valores que, unidos al físico en el que siempre hemos destacado, nos permitían campeonar. Cataluña y Andalucia siempre han estado ahí arriba, Valencia resurge, Madrid y Valladolid lideran el rugby ; ¿y nosotros? Defraudando.

Lo hacemos cuando nos escudamos en la baja demografía del país, para justificar los poquísimos jugadores que tenemos, evitando así profundizar en otras causas más cercanas y personales.
Lo hacemos cuando, teniendo todo un campo de rugby para entrenar doce jugadores, todos entrenan "en la veintidós". Cuando chutan sin calentar y sin entrenador que les enseñe. Cuando cogen los balones mal y nadie les dice nada. Cuando pasan fuera de tiempo y mal, y a veces les aplauden. Cuando ensayan los lanzamientos de "touche" y las cogen "en la tripa", cuando deberían cogerla "mirando al cielo".  Cuando el lanzador suelta el balón y se queda mirando. De la melée para que vamos a hablar. Territorio Comanche. Si la mayor parte de los entrenadores no saben como se enseña a recibir y transmitir un balón a la mano hablar de los secretos, códigos no escritos, pasillos, etc. en la melée, para que ...,Cuando la técnica del juego de pie como fórmula de ataque con sus ángulos de tobillo y su rotación, la verticalidad y contención de fuerza en el cuadricepes para que se eleve rápido y no se aleje en exceso, mantener la planta del pie que chuta por abajo paralela al suelo en 30 o 40 cms. y atacar la carrera con el mismo pié, todos estos movimientos técnicos y algunos más que por espacio y por no achuchar a la gente que enseguida te tacha de listillo no digo, los he practicado y realizado con suerte variada. A veces una ráfaga de viento, otras que le ha faltado fuerza al balón, que no hemos visto que en esa zona no había hierba y corría más, etc., pero el contrario no sabía nunca lo que le venía. Creábamos incertidumbre para no dar facilidades como ahora, que en el 90% de los casos el jugador atacante va a buscar al defensor y además, con las dos manos en el balón, con lo que declara que no piensa defenderse y que su juego es "de suelo", que ya vendrá un compañero a echarle una mano. Y si no llega, retención y golpe de castigo. Y la culpa es del que no llega. Eso es fraude.

Como fraude es desnaturalizar el Tercer Tiempo.. Todos los deportes presumen de valores, y seguro que la mayor parte con razón, pero sólo conozco uno además del rugby, que tiene Tercer Tiempo. Es en Suiza, un deporte autóctono en el que lanzan una bola con un artilugio en un lugar en el que se pueda aparcar, porque los cachondos de ellos (y ellas) dedican 3 o 4 personas a preparar "el partido", y casi diez el Tercer Tiempo. Pero de los deportes considerados universales jugados en los cinco continentes, el único El Rugby. Y ya es paradójico que comer, beber y cantar en cuadrilla, sea una costumbre en declive y casi en clandestinidad. Porque el Tercer Tiempo tiene mucho más sabor entre el vestuario y el verde.  Y al aire libre. Y mezclados los jugadores, directivos, árbitro y aficionados "adictos". ¿Qué la climatología no lo aconseja? Pues a ese bar de confianza, a ese almacén, a ese "chaviske" que tenemos en el baserri de al lado. Que un jugador de rugby no tiene remilgos.

Y Fraude, amigos de rugby y de vida, es poner al frente de personas ávidas de saber y diversión, otras que carecen de los mínimos recursos sociales, humanistas y culturales capaces de hacer un grupo humano cohesionado.,  Primero a través de los valores que el rugby emana, y a continuación un equipo deportivo con el conocimiento del Reglamento del Rugby con las posibilidades que le permite cuando juega (que el 80% no se lo sabe), los principios técnicos básicos  para moverse en el campo, y los conceptos ´que más profundamente pueda incorporar cada intelecto (todas las personas son diferentes), para llevar a la práctica lo que no está escrito ni previsto. Dónde está el balón, dónde el contrario, quién lo tiene, dónde te encuentras tú, dónde están tus compañeros y en función de todas las variantes, diseña un plan de acción que tendrás que cambiar cada dos segundos, de acuerdo con la cuadrícula del campo donde se encuentra el balón y los contrarios. ¡Joder, ¿todo eso?! Si. Ahí, y en la condición física y antropométrica está el resultado.

Moraleja: Que el actual juego previsible del "ruck" y el "pick and go" no obliga a pensar al contrario (ni a nosotros), por eso pueden sustituir a un Ingeniero de Rugby por un luchador de Sumo

No quisiera terminar esta intervención sin anunciar para después del VI/N-16 un análisis sobre la gran responsabilidad que la Federación Vasca tiene en esta situación.

Y como Reserva Espiritual, siempre nos quedará el Hemisferio Sur. En el Hemisferio Norte bastante tienen con los problemas del dios dinero. No os lo toméis a mal, que por la tele y por Internet se ve Rugby de Verdad, desde el encantador nivel más desenfadado. El Rugby Ocio. El encanto de las Tres Generaciones en el Campo.